Se ha puesto de actualidad el uso de cámaras termográficas para la medición de temperaturas a las personas en los accesos a diferentes recintos, ya sean oficinas, fabricas, aeropuertos, etc. y cuando se llegue a la denominada nueva normalidad, será una practica común en la mayoría de los centros de trabajo y recintos con gran concurrencia de personas.

En este blog vamos a intentar explicar de una manera objetiva el principio físico, los fundamentos y las aplicaciones de esta tecnología.

  • RADIACION INFRARROJA

La radiación infrarroja, o radiación IR es un tipo de radiación electromagnética de mayor longitud de onda que la luz visible.

La radiación infrarroja es una parte del espectro electromagnético, sin embargo, este tipo de luz no es visible para el ojo humano, sino que sólo se manifiesta como radiación térmica.

La radiación infrarroja es emitida por cualquier cuerpo cuya temperatura sea mayor que el cero absoluto, 0 °K (grados kelvin), es decir, −273.15 °C (grados Celsius).

El nombre de infrarrojo significa por debajo del rojo pues su comienzo se encuentra adyacente al color rojo del espectro visible.

Los seres vivos, en especial los mamíferos, emiten una gran proporción de radiación en la parte del espectro infrarrojo debido a su calor corporal. La potencia emitida en forma de calor por un cuerpo humano se puede obtener a partir de la superficie de su piel (unos 2 metros cuadrados) y su temperatura corporal (unos 37 °C, es decir 310 K), por medio de la Ley de Stefan-Boltzmann, y resulta ser de alrededor de 100 vatios.

Gracias a esta capacidad de los mamíferos de emitir gran cantidad de radiación infrarroja, es posible medir la temperatura de una persona a distancia mediante sensores especialmente diseñados para este fin. Estos sensores se llaman bolómetros. Un bolómetro es un instrumento que mide la cantidad total de radiación electromagnética que viene de un objeto en todas las longitudes de onda. En particular para la radiación infrarroja se usan bolómetros de germanio.

  • RADIOMETRIA TERMICA 

La medición de temperatura a distancia o Radiometría Térmica es la capacidad de medir la temperatura de un objeto sin contacto por medio de la radiación infrarroja que emite y que es captada por una cámara termográfica mediante un bolómetro de germanio.

Las cámaras termográficas proporcionan imágenes térmicas que permiten visualizar cómo irradia calor un objeto, registrando la temperatura de cada pixel de la imagen, y asignando a cada pixel (que contiene un valor de temperatura) un tono de color. Normalmente las imágenes térmicas muestran las temperaturas más frías en un tono de azul, violeta o verde, mientras que las temperaturas más cálidas se les  asigna un tono de rojo, naranja o amarillo.

Una cámara termográfica puede detectar diferencias de temperatura extremadamente pequeñas 0,05 °C, y mostrarlas visualmente con colores.

Esta capacidad las hace particularmente útiles para medir la temperatura corporal en los seres humanos y detectar pequeñas variaciones que nos puedan indicar si una persona tiene fiebre.

  • MEDICION EFECTIVA DE TEMPERATURA EN HUMANOS

Para medir la temperatura en humanos hay que ser muy estrictos en el seguimiento de unas reglas básicas para no obtener mediciones falsas que lleven a conclusiones erróneas.

  • La medición se debe realizar en un espacio de temperatura controlada, y se recomienda instalar un Blackbody (dispositivo certificado colocado en el campo de visión de la cámara que proporciona una referencia de temperatura constante y precisa, que la cámara utiliza para autocalibrar aumentando su precisión).
  • La medición se debe hacer a cada persona de manera independiente.
  • La medición efectiva de la temperatura interna de una persona mediante una cámara termografía se debe realizar en el lagrimal del ojo.
  • Las personas no deben llevar gafas, ni pantallas que impidan una medición directa, y el uso de mascarillas puede dificultar también una medición precisa.
  • La altura de instalación de la cámara deberá ser entre 1,5 y 2 metros
  • La distancia entra la cámara y la persona a la que se realiza la medición, depende de la resolución de la cámara y el ángulo de apertura, pero para una resolución estándar de 336 x 252 pixels, la distancia optima es de entre 2 y 3 metros.

Si seguimos estas reglas podremos obtener una medición efectiva de la temperatura, y dependiendo del sistema de gestión que tengamos conectado a la cámara termográfica podremos generar alarmas que desencadenen eventos automáticos o toma de decisiones.

Hay que indicar que la temperatura medida mediante una cámara termográfica NO ES UN ACTO MEDICO, y si hemos detectado una temperatura por encima del rango definido, (Tª> 37ºC), se deberá de realizar un acto medico por personal cualificado para obtener una temperatura que permita un diagnostico medico.

Es importante recalcar que las cámaras termográficas NO DETECTAN el COVID-19, sino que son una herramienta que sirve para realizar un cribado en el acceso a un recinto mediante la detección de una temperatura anómala.

  • APLICACIONES PRACTICAS

Dependiendo de diversos factores como el tipo de recinto, el aforo, la concurrencia en determinadas franjas horarias, y otros de tipo social y económico podemos tener diferentes escenarios y por lo tanto diferentes soluciones técnicas mediante el uso de estos dispositivos.

Por lo tanto, podemos diferenciar como mínimo entre dos grandes grupos de instalaciones:

  • Instalaciones de pequeño tamaño, o que el aforo sea muy reducido, o espaciado en el tiempo, como por ejemplo una empresa de hasta 50 trabajadores en que los accesos se produzcan con una flexibilidad horaria. En este caso recomendamos cámaras portátiles de medición de temperatura, en el que la gestión de la alarma producida por una temperatura elevada sea realizada de manera sencilla por el propio operador de la cámara.

  • Instalaciones de tamaño mediano o grande, o con gran concurrencia de aforo en franjas horarias reducidas, como por ejemplo entradas a fabricas o aeropuertos. En este caso recomendamos instalaciones fijas con gestión automatizada de las alarmas producidas por una temperatura elevada, que deniegue por ejemplo de manera automática el acceso a las instalaciones por los controles de acceso y avise a los servicios de prevención de la empresa para la toma de decisiones.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la legislación en cuanto al  Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), ya que la imagen tomada por una cámara termográfica es un dato personal.

En este sentido el pasado 19 de marzo el Comité Europeo de Protección de Datos (por sus siglas en inglés EDPB) adoptó la “Declaración sobre el tratamiento de datos personales en el contexto del brote de COVID-19” respecto de las medidas que los gobiernos y las organizaciones públicas y privadas de toda Europa están tomando para contener y mitigar el COVID-19 en relación con el tratamiento de datos de carácter personal e indica que las normas de protección de datos, como el RGPD, no obstaculizan la adopción de medidas en la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Por lo tanto, la legislación no aclara en estos momentos la legalidad o no de instalar estos dispositivos, lo que hay que tener claro es siempre el principio de proporcionalidad en la toma de medidas de prevención de la salud pública, que no vulneren derechos fundamentales de las personas.  A este respecto hay que indicar que si solo se mide la temperatura y no se graban imágenes no se estaría vulnerando ningún derecho al no procesar ningún dato personal.

Como siempre desde Qalimentaria estamos a su disposición para asesorarle y ayudarle en este proceso si esta valorando la instalación de cámaras termográficas para detectar la temperatura en el acceso a su negocio, ya sea de trabajadores, visitas o clientes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies