Dentro del concepto de alimentación saludable y sostenible, la cocina sostenible es una tendencia que, debido a sus múltiples beneficios, cada vez está ganando mayor notoriedad. La cocina sostenible toma relevancia no solo en nuestro hogar, sino en la cocina de los comedores escolares, comedores de trabajo, restaurantes, etc.

Su planteamiento es simple: poner en el eje central los productos que comemos y la forma en la que los cocinamos para generar un impacto positivo global. Una sencilla premisa que permite obtener beneficios en clave económica, medioambiental y de salud.

Beneficios medioambientales

La cocina, entendida como la elaboración y transformación de los alimentos crudos consumidos por los humanos, es una actividad que presenta gran repercusión medioambiental en muchos aspectos. Es por esto por lo que, en una época en la que la concienciación con el medio ambiente adquiere gran relevancia, es clave extrapolar nuestra preocupación también al sector de la alimentación.

Debemos poner atención a la cadena de producción, transformación, transporte y comercialización que siguen los alimentos hasta llegar a las despensas. La cocina sostenible no rechaza ningún alimento, sin embargo, exige que estos se adecuen a unos estándares básicos durante todo su recorrido.

Los alimentos deberían ser producidos bajo una agricultura sostenible, aquella que, a largo plazo, contribuye a mejorar el medio ambiente. Un modelo que satisface las necesidades de alimentos, es económicamente viable, mejora la calidad de vida del agricultor y de la sociedad y cuida del bienestar animal.

Productos de proximidad y temporada

Sí, hablamos de productos sostenibles de proximidad, producidos en un radio de distancia entre productor y consumidor relativamente cercano. Las ventajas del consumo de este tipo de alimentos son múltiples: reforzamos la economía de nuestro alrededor, reducimos las emisiones de CO2 y disminuimos el sobrecoste que supone su transporte, entre otras.

Muy vinculado a la proximidad está también la temporalidad. Hoy en día encontramos prácticamente cualquier producto a la venta durante todo el año. Sin embargo, para que así sea, es necesario transportarlos desde puntos muy lejanos del planeta. Este hecho obliga a los productos a realizar largos recorridos, a ser recogidos cuando no estaban aún en el punto óptimo de maduración y, en definitiva, disminuya su calidad y nos resulten menos económicos.

Es por este motivo por el que es vital consumir productos que, debido a su ciclo biológico, se encuentren en su punto óptimo de consumo, algo que nos permitirá aprovechar todas sus propiedades y beneficios. Además, cuando un producto se encuentra en temporada, por un sencillo mecanismo de oferta y demanda, su precio bajará.

Importancia del etiquetado

El etiquetado de los productos juega, también, un papel caudal. Un correcto etiquetado no solo posibilita una mejor identificación para el consumidor, sino que además facilita la comercialización del producto.  Este tiene que ser adecuado a la normativa vigente, estar traducido a distintos idiomas, presentar declaraciones nutricionales obligatorias sobre sus valores energéticos, el contenido en grasas, hidratos, azúcares, proteínas, sal… y debe remarcar las sustancias susceptibles de causar alergias e intolerancias. Para evitar errar en este punto, las empresas del sector de la alimentación deben asesorarse por profesionales en la materia que les brinden herramientas y conocimientos para cumplir siempre con la normativa.

Beneficios económicos

Un consumo responsable, planificado y consciente se notará, y mucho, en la cartera. Si bien los márgenes son siempre ajustados, existe un gran abanico de aspectos en los que podemos incidir para recortar gastos y acercarnos a un modelo sostenible de cocina y consumo.

Comprar alimentos más naturales, menos procesados, sanos y seguros, invirtiendo en la mejora de la calidad de nuestra dieta, pudiendo incluir productos con denominación de origen o ecológicos.

Seguir una planificación correcta, coherente y cargada de sentido común es, sin duda, la mejor receta posible. Debemos calcular los menús pensando en lo que pasará después de alimentarnos: preparar las cantidades justas de comida hace que generemos menos desperdicios de alimentos y frenemos el despilfarro.

El uso de técnicas de cocina saludables (plancha, vapor…) es también una opción totalmente recomendable. No es necesario disponer de gran cantidad de aparejos de lo más complejos y caros. Simplemente utilizando los elementos de toda la vida podemos conseguir preparar platos de lo más ricos, nutritivos y rápidos. De este modo, además, conseguiremos un ahorro de recursos vitales como la energía y el agua.

Finalmente, comprar productos que presenten el envase mínimo ayuda a evitar la proliferación de grandes cantidades de residuos plásticos y al consecuente ahorro de su producción.

Beneficios para la salud

La cocina sostenible se centra en el uso de alimentos que aportan, también, innumerables beneficios en clave de salud. Sus principios se basan en el consumo de frutas, cereales, verduras, legumbres, proteínas animales de calidad, pescado azul… En definitiva, en seguir una dieta muy similar a la mediterránea, variada y equilibrada.

Existen dos premisas básicas a la hora de escoger los productos: rechazar aquellos que hayan sido elaborados con un número exagerado de ingredientes y aquellos con ingredientes que no podamos identificar. ¿Dónde nos llevan estas premisas? A volver a apostar firmemente por la sencillez, por las elaboraciones de toda la vida, aprovechando así, más y mejor, el tiempo que pasamos frente a los fogones.

Únete a la cocina sostenible

Sabemos que realizar este tipo de consumo no siempre es fácil. Ya sea por tiempo, desconocimiento, disposición o disponibilidad solemos acomodarnos, realizando nuestras compras sin tener en cuenta estos principios y cocinando de cualquier forma. Sin embargo, es importante empezar a dar pasos adelante hacia la implementación del modelo de cocina sostenible. Para una mayor planificación, así como para evitar incurrir en prácticas que puedan resultar perjudiciales, es importante asesorarse por expertos competentes que nos ayudarán a definir las directrices a seguir.

¡Únete a la cocina sotenible! 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies